nav_bar_left Bienvenidos arrow Novedades
EspañolEnglish
BienvenidosHistoriaServiciosChalet EstanciaComo llegarFotosNovedadesContactosEnlaces
Novedades
Los Algarrobos en la televisión europea

Noticias sobre el Reality Peking Express

 

En momentos en que “La Argentina Turística está siendo tapa en todo el mundo”, según lo expresa el artículo de interés general que estamos publicando en esta edición, Los Algarrobos está haciendo un aporte importante en ese sentido. El día 1º de junio apareció por canal M6 de Francia el capítulo Nº 8 del Reality Peking Express, filmado en nuestras instalaciones en noviembre del año pasado y del cual nos hiciéramos eco en esa oportunidad. La proyección de dicho capítulo ha tenido gran repercusión de público según nos lo manifiestan en sus comentarios argentinos radicados en Europa y también extranjeros,  quienes nos han hecho llegar mails y llamadas para  felicitarnos por el evento y hacernos conocer su excelente impresión acerca de lo mostrado sobre nuestro establecimiento. Algunas de las imágenes que aparecen en el reality son de una gran belleza y transmiten al telespectador aspectos de la vida rural en la pampa gringa de nuestro país. A continuación se reproducen algunas de las mismas y pueden verse más en la página del reality: http://www.m6bonus.fr/videos-emissions-4/videos-pekin_express-398/

 

 

 

             

Active Image
  

 

Active Image     Active Image

         

 Active Image    Active Image
 
                   
   Active Image    Active Image
 
Nota de Interés General


FRANCIA SE RINDE ANTE VINOS EXTRANJEROS 


Parece que el camino de los grandes vinos pasa ahora por regiones como la Argentina, el desierto de Perú, el norte de Colombia, los campos de Crimea, entre otros destinos. Y hay un hombre, Claude Gilois, que ha logrado la hazaña de introducir esos vinos considerados por muchos «insólitos» en el primer país vitivinícola del mundo.
«Algunos  habían tratado ya de importar vinos extranjeros a Francia. Pero esos intentos fracasaron», señala Gilois, que recorre incansable el planeta en la búsqueda de vinos y viñedos que crecen en lugares <<insólitos», «improbables», fuera de las latitudes normales, y que luego importa a Francia.
«Éste es ahora uno de los pocos sectores en el vino que se desarrolla», ya que «la vitivinicultura tiene más bien tendencia a disminuir en Francia, donde se han arrancado 30.000 hectáreas de viñedos», subraya Gilois.
Este ex biólogo, que ha contribuido a la mundialización del vino a través de su 'sociedad Vins du Monde", que fundó hace 15 años, destaca que los viñedos son cultivados ahora en regiones con condiciones. naturales extremas, gracias a que <la irrigación ha permitido empujar los límites climáticos».
«Antes, habría sido imposible ver viñedos en el desierto, o bajo la línea del Ecuador», exclama Gilois, cuya pasión por el vino es contagiosa, así como su asombro ante viñedos como el que halló en lca, a 300 km al sur de Lima, o en la rocosa isla de Santorini, en Grecia .
Producto de algunos de esos viajes, en los que estuvo acompañado por Ricardo Uztarroz, ex periodista, nace el libro «Tour du Monde épicurien des vins insolites», una odisea picaresca publicada en abril por Arthaud. Desde Japón hasta la Patagonia, pasando por Crimea, el norte de Colombia, «donde hacen los vinos más altos del mundo», Tarija en Bolivia; Cafayate, en Argentina, y hasta Cuba, los dos grandes cómplices no dejan vinos por degustar ni viñedos por descubrir.

Active Image 

En el desierto de Perú se topan con la primera cepa plantada en $udamérica, en el Siglo XVI, por un sacerdote, Francisco de Carabantes, «no para hacer vino para la misa sino por motivos sanitarios», explica Gilois.
«El vino era el agua mineral de los conquistadores», dice el empresario, señalando que el viñedo peruano renació en 1990, estimulado por una creciente demanda nacional, y que ahora está en plena expansión. Interrogado acerca de las razones que lo llevaron a lanzarse en la complicada aventura de importar vinos extranjeros a Francia, 
Gilois cuenta que todo comenzó en Londres, <la capital mundial del vino». Fue allí, cuando trabajaba como biólogo en una firma, que descubrió los grandes vinos extranjeros y decidió consagrarles el resto de su vida.
«Tuve la suerte de poderme jubilar con sólo 45 años, y decidí darle una estructura a mi pasión, estudiando enología En 1995, ya con un conocimiento de vinos extranjeros que nadie o casi nadie tenía en Francia., fundé la sociedad Vins du Monde. Desde entonces, ocupamos la posición número uno», dice, precisando que al principio se centró en importar vinos de la Argentina, Chile, Sudáfrica y Australia. «Una de las cosas que nos ayudó fue el chef Alain Ducasse, que buscaba un concepto diferente en la gastronomía, y creó Le Spoon, con influencia un poco oriental. Los vinos extranjeros acordaban muy bien con esa cocina», dice.
A Gilois, los caminos del vino lo han llevado a encontrarse con personajes e historias insólitas. Cita, entre ellas, la de una vieja cepa de Burdeos, «carmènere», que ha desaparecido de esa región, y que se redescubrió en Chile en 1981. «Esa cepa había desaparecido porque cuando hubo en 1880 en Francia la epidemia de phylloxera, se dejó de plantar, por su alta susceptibilidad a las pestes».
Pero en 1993, un profesor de la Universidad de Montpellier, Jean-Michel Boursiquot, que había sido alertado por un enólogo chileno, Claude Vala, identificó esa cepa, «alta en color», que se ha adaptado bien al terreno y clima de Chile, convirtiéndolo en uno de sus vinos emblemáticos.

UN EXPERTO EN MENDOZA
Un grupo de sommeliers liderado por el célebre Olivier Poussier estuvo hace un tiempo en Mendoza y en otras regiones vitivinícolas del país con el objetivo de elaborar un informe sobre los vinos argentinos. Los testeados (cerca de 400) oscilan entre $15 y $350.

Ámbito Financiero/Placer/Viernes 14 de mayo de 2010/pág. 8

 
<< Inicio < Anterior/Back 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Siguiente/Next > Final >>

Resultados 36 - 40 de 61
Diseñado por muruacastellano